viernes, 11 de junio de 2010

Dr. Rospigliosi auxilia a atropellado por tranvía (1904)

El viernes 29 de abril de 1904, el diario El Comercio en su edición de la mañana publicó la noticia acerca del accidente del Sr. Andrés Céspedes, que fuera atropellado por un tranvía con destino a Chorrillos.

Encontramos en la noticia como pasajero nada menos que al Doctor Carlos J. Rospigliosi Vigil que a sus 25 años, acababa de ser nombrado "doctor" y se asimilaría al ejército como Teniente Primero de la Armada para servir en el nuevo transporte Chalaco.  Me permito escribir la biografía de este señor,  que injustamente es recordado por la mayoría sólo como un excéntrico médico millonario que construyó un castillo para alojar al rey de España Alfonso XIII.

Carlos Julio Rospigliosi González-Vigil, nombrado también como Carlos J. Rospigliosi Vigil ó Carlos Rospigliosi y Vigil, nació en la villa de Chorrillos en 1879, tuvo dos hermanos José y Luis. Su padre José Cirilo Julio Rospigliosi murió durante la ocupación chilena en 1881, cuando Carlos J. era todavía un bebé.  Estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, llegando a ser Doctor en Ciencias Naturales en el año 1904. Su madre, la tacneña Mercedes González-Vigil falleció un año antes que él se graduara.

En la nota, el joven Rospigliosi viajaba en el tranvía con dirección a Chorrillos cuando ocurrió el accidente, inmediatamente asistió al herido que fue internado en el Hospital Dos de Mayo. Ese año (1904) Rospigliosi se concentró en la investigación, logrando culminar sus dos tesis. La primera investigación  "La Ureina" para obtener el grado de bachiller en medicina y la segunda "Trypanozomas" para titularse como Doctor en Ciencias Naturales 1/.

Fotografía del archivo Courret del año 1906. Carlos J. Rospigliosi Vigil con 27 años de edad.

En 1905 asciende a Capitán y es destinado a la Escuela Militar de Chorrillos. Luego viaja a Europa para especializarse. En 1909 Rospigliosi asciende a Sargento Mayor y al año siguiente está presente en la zona del conflicto con el Ecuador, luego que el presidente ecuatoriano Eloy Alfaro salió con sus hombres en pie de guerra a la frontera anunciando que el rey de España, Alfonso XIII haría público su arbitraje a favor del Perú. Y es que, según Alfaro, las autoridades peruanas habrían comprado a los españoles para perjudicar sus intereses. Así, el 8 de abril de 1910, el pueblo guayaquileño y quiteño hicieron destrozos en el consulado peruano y establecimientos de comerciantes peruanos. Sin embargo, la guerra nunca estalló ante la mediación de Argentina, Brasil y Estados Unidos de América. Rospigliosi se desempeñó como cirujano,  asistiendo al personal militar en las tiendas de campaña peruana.

En 1912 asciende a Teniente Coronel y al siguiente año fue nombrado catedrático de Zoología en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Allí se empeñó en crear un museo de flora, fauna, geología y paleontología, que finalmente logró con el apoyo del rector y del decano, siendo "Director y Fundador" del Museo de Historia Natural que funciona hasta la actualidad en el distrito de Jesús María. En 1917 publica el libro "Orientaciones industriales, necesidad de crear un instituto de investigación en el Perú" y al siguiente año dirigió la primera expedición científica universitaria a la selva central, recogiendo muestras de los tres reinos naturales para exhibirlas en dicho museo. En 1920 volvió a dirigir otra expedición con un grupo de profesionales de la misma universidad.  Producto de esas expediciones y anotaciones, hoy una especie de planta lleva su nombre "Podocarpus Rospigliosi Pilger" lo que vulgarmente es conocido como "romerillo macho" o "diablo fuerte".
“Con la creación del Museo de Historia Natural, la Universidad aspira a concurrir en forma práctica al desarrollo científico e industrial del país sobre la base del conocimiento integral de los recursos naturales que encierran entre los límites del territorio de la República”.
Carlos J. Rospigliosi Vigil
En 1922 vuelve a Europa y se vincula a los círculos científicos más distinguidos. En ese viaje conoce al rey Alfonso XIII con quien entabla amistad. De regreso a Lima, nace su idea de construir un castillo para alojar al monarca que visitaría el Perú en 1930.  El Dr. Rospigliosi, siempre tenaz, logra la aprobación de este proyecto por las autoridades y él mismo trazó los planos de su imponente obra y hasta ofició de maestro de obras. Incluso planteó cavar una fosa alrededor del castillo con un puente levadizo, extravagancia que le fue negada por el municipio. Pero se frustró el viaje del rey ibérico a estar tierras por la crisis política española, que finalmente convertiría la Monarquía en República.

Las críticas no se hicieron esperar ya que consideraban algo inusual e innecesario un castillo medieval en pleno siglo XX.  Lo que para algunos tiene algo locura, el ímpetu de Rospigliosi en todas sus acciones estaba asociado a la creatividad, idealismo, inteligencia, obsesión y a su actitud inconformista. La fama del castillo cruzó fronteras, cuando en sus instalaciones el italiano Enzo Longhi, filmó la película muda "La Perricholi" que se exhibió en varios países.  El 13 de setiembre de 1928 por primera vez el público pudo dar cuenta del lujo del castillo al estrenarse la cinta en el Cine Colón. Rospigliosi orgulloso mostraba su castilllo al mundo.

El Virrey, la Perricholi y su lúcida comitiva presencian desde el balcón del medieval castillo la fiesta suntuosa organizadas en celebración del santo de la artista (Imagen de la película "La Perricholi" (1928) filmada en el Castillo Rospigliosi Vigil). Cortesía: Lima Antigua.

El Dr. Rospigliosi convirtió el castillo en su vivienda familiar y a la vez en oficina pública. En la actualidad es sede de una institución militar y continúan llamándolo "Castillo Rospigliosi":

Castillo construído por Carlos J. Rospigliosi Vigil

En el ámbito militar, en 1931 siendo Coronel, dirige el naciente Servicio de Sanidad del Ministerio de Gobierno y Policía, dedicó todos sus esfuerzos para la adquisición de un terreno en la Avenida Brasil y sus oficios fueron fundamentales para la construcción del Hospital de Policía el 30 de agosto de 1937, día en que puso la primera piedra en compañía del Presidente de la República 2/. El Dr. Rospigliosi ubicó su despacho como Director de Sanidad en su domicilio, es decir su propio castillo.

En el ámbito académico, el Dr. Rospigliosi no fue ajeno al quehacer universitario. En 1935 publicó el libro "La crisis universitaria en el Perú". En esos años los seguidores de José Carlos Mariátegui lo acusaban de ser responsable de la destrucción de algunos escritos del socialista, cuando en 1932 presidía la Comisión reorganizadora de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

En 16 de noviembre de 1938, a los 59 años de edad fallece este gran hombre, víctima de una penosa enfermedad. Su obra perdura hasta nuestros días en el campo de las ciencias naturales, medicina y obras públicas.

Referencias
1/  Francisco García Calderón, "Anales de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos 1904", Tomo XXXII, 1906
2/ Oswaldo Salaverry García, "Historia de la Medicina Peruana en el Siglo XX" - Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2000

Nota de un lector:

"El doctor Carlos Rospigliosi y Vigil nunca se casó pero tuvo un único hijo Carlos con Julia Lostaunau Vera que fuera la única "Señora del Castillo". A su muerte en 1938 Carlitos de 8 años quedó bajo el poder de su hermana María Rospigliosi y Vigil y de su esposo el doctor Augusto Perez Aranibar, que no tuvieron hijos. A la muerte del Dr. Rospigliosi sus hermanos se mudaron al castillo y lo dispusieron vendiendolo al gobierno en el primer periodo de Manuel Prado.

Carlos Rospigliosi Lostaunau fue un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores y falleció el 30 de marzo de 1987."




Accidente en el eléctrico

Un hombre herido

Minutos después de las seis de la tarde de ayer, el motorista del carro eléctrico número 7 que viajaba entre Lima y Chorrillos, distinguió á la vuelta de una curva á un individuo en la línea, y aunque hizo sonar el timbre de alarma y pretendió detener el carro, la corta distancia en que se hallaba el hombre y la gran velocidad que llevaba el tranvía, fueron causa de que éste la alcanzara. El salvavidas chocó con ese pobre infeliz y lo lanzó violentamente á un lado de la vía, donde fué á caer contra un poste, sufriendo un golpe espantoso en la cabeza.

El hecho aconteció delante del paraje denominado Limatambo, interceptada la corriente, se detuvo el carro y el doctor Rospigliosi Vigil, que iba como pasajero, acudió en auxilio del herido que yacía sin conocimiento á un lado del terraplén, con varias heridas graves, entre ellas una con fractura del hueso occipital.

Por las averiguaciones practicadas se supo que el herido se llamaba Andrés Céspedes, peón del fundo Limatambo, á donde se dirigia llevando de Lima un par de botas para un señor Goytizolo.

Céspedes fué traído á esta ciudad siempre sin conocimiento, á causa de la conmoción cerebral, y trasladado al hospital "Dos de Mayo". El estado de Céspedes infunde serios temores.

Se nos dice que la insólita velocidad que llevaba el tranvía, era debida al deseo que tenía el motorista de no ser adelantado por el convoy de 6 y 5 p. m., del ferrocarril inglés, que partió simultáneamente de la estación de La Victoria y corría paralelamente al carro eléctrico.

Como de costumbre, cuando se encuentran el tranvía eléctrico y el tren en el camino, se entabló una lucha de velocidad entre ambos. Al principio el carro llevaba alguna ventaja; pero cuando ocurrio el accidente que dejamos narrado, corrían uno al lado del otro, casi juntos.

Esta circunstancia permitió á los pasajeros del tren notar que algo raro pasaba en el carro eléctrico, pues, vieron que de improviso brotaba una llamarada de la parte inferior del carro, como si hubiera ocurrido una explosión en él y que, á la vez que se detenía bruscamente, quedaba envuelto en una nube de polvo.

Los que iban en el tren no vieron más, pero ya sabemos cual fué el origen de esos trastornos que observaron en la marcha del carro eléctrico.


El accidente ocurrió en Limatambo, obsérvese la curva que existió a la altura de "Palomas". Imagen alterada del plano de la colección de Allen Morrison.

16 comentarios:

  1. Este estupendo trabajo sobre el Doctor Carlos J. Rospigliosi Vigil es un esfuerzo que se aplaude. Se introduce así la semblanza de un peruano, hasta ayer recogido únicamente por el gremio. Ahora ya es universal.

    ResponderEliminar
  2. Hay una calle en Barranco y un parque en Pueblo Libre de nombre Rospigliosi, pero no estoy seguro que lleven ese nombre en homenaje a Carlos J. Rospigliosi Vigil. En la red no hay mucha información al respecto. Sus hermanos también pertenecieron a círculos de intelectuales, uno ellos especialista en Derecho.

    Gracias Don Luis Siabala.

    ResponderEliminar
  3. Amigo Abad.
    Un blog de primera. Algo facinante, que despierta y sumerge a nuestra mente en parte de nuestra historia.
    Lo felicito y tambien lo invito a visistarme. Hay mucho que compartir.
    Este es un espacio invalorable al que hay que difundir y apaludir.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que le haya gustado este espacio Pluma y Tinta. He visitado su naciente blog y concuerdo en todo lo que dice sobre el significado de la expresión "Libertad de Prensa".

    Gracias por sus palabras.

    ResponderEliminar
  5. No conocía este blog, realmente muy interesante la historia del doctor Rospigliosi, sólo conocía de él por su famoso castillo, pero no sabía que había hecho tantas obras.

    El relato sobre el accidente fue como transportarnos en el tiempo:
    "El hecho aconteció delante del paraje denominado Limatambo..... el herido se llamaba Andrés Céspedes, peón del fundo Limatambo, á donde se dirigia llevando de Lima un par de botas para un señor Goytizolo."

    Ya me hice seguidora para ir leyendo con calma todos los artículos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. El doctor Carlos Rospigliosi y Vigil nunca se casó pero tuvo un único hijo Carlos con Julia Lostaunau Vera que fuera la única "Señora del Castillo". A su muerte en 1938 Carlitos de 8 años quedó bajo el poder de su hermana María Rospigliosi y Vigil y de su esposo el doctor Augusto Perez Aranibar, que no tuvieron hijos. A la muerte del Dr. Rospigliosi sus hermanos se mudaron al castillo y lo dispusieron vendiendolo al gobierno en el primer periodo de Manuel Prado.
    Carlos Rospigliosi Lostaunau fue un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores y falleció el 30 de marzo de 1987.

    ResponderEliminar
  7. Estimada Isabel, estoy muy contento de que te hayas hecho seguidora de este humilde blog. Saludos cordiales desde Lima e intentará continuar alimentándolo de noticias, anécdotas y biografías.

    ResponderEliminar
  8. Estimado "Anónimo". Me gustaría mucho conocer su nombre y es que aportes como el suyo, son muy importantes para esclarecer notas y conocer hechos y personajes del pasado. Un gran abrazo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  9. Coincido con los demás bloguers, su blog es un gran aporte para los que nos gusta saber de nuestro pasado y gracias también a Courret por el banco de imágenes legado.

    Me causa sorpresa, aunque ya he visitado el Museo de Historia Natural, no haberme percatado de su origen, que buena, muy buena obra, así como los oficios para crear el Hospital de la Policía..a parte del Castillo que por cierto he llegado a visitar y si que fué hecha para recibir a un rey, los acabados de mármol y las esculturas son muy bonitas.

    Felicitaciones por el blog y por las historias relatadas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Caligo por tus palabras. Lamentablemente el valioso archivo Courret ya no se encuentra en línea en la web de la Biblioteca Nacional de Perú. Para cualquier consulta hay que solicitar acceso en sus instalaciones.

      Que bueno que conozcas el castillo por dentro, si tienes fotos te agradeceré compartirlas.

      Eliminar
  10. Muy interesante, un hermoso árbol del bosque montañoso fue bautizado en honor de él: Retrophyllum rospigliosii, mas datos en http://eol.org/pages/991160/overview
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias César, efectivamente por tu comentario comprobé que una especie botánica lleva su nombre. Lo incluí en el texto del blog.

      De nuevo, gracias por tu aporte.

      Eliminar
  11. Interesante articulo Jose, te felicito. Yo hace ya algún tiempo estoy con ganas de hacer un Blog pero uno no termina de animarse. un día de estos lo logro.
    Creo que es un magnifico complemento de las fotos que subes y tambien un buen testimonio, como en este caso, de lo interesante de la vida de este personaje.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado César, si te animas con el blog, avísame, seré uno de tus suscriptores. Tu galería de fotos es impresionante y siempre que puedo la visito, por su calidad y originalidad. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Francamente, como amante de la Historia, no puedo dejar de valorar tus aportaciones tan buenas como interesantes.
      Ahora con la entrada de las vacaciones, espero y deseo que nos obsequies con tus escritos, te animo a ello, estimado José.

      Que tengas unas felices y largas vacaciones.

      Un abrazo.

      Mari Carmen.

      Eliminar
    3. Gracias Mari Carmen por tu comentario. Me alegra mucho que te agrade este blog y te prometo actualizarlo pronto, que yo disfruto mucho haciéndolo. Un gran abrazo.

      Eliminar