sábado, 10 de julio de 2010

Profesor Castañeda sale ileso de coche volcado por tranvía en el Jirón Lampa (1909)

El domingo 28 de febrero de 1909 el diario La Prensa da cuenta del volcamiento de un coche que fue impactado por el tranvía eléctrico de la línea que venía de La Exposición, entre la cuadra cinco (Calle del Herrador) y seis (Calle San Antonio) del Jirón Lampa, en el centro de Lima. 

En el coche viajaba el Sr. Benjamín Castañeda, reconocido músico limeño quien felizmente salió ileso del accidente.  Aunque pudo tratarse de un homónimo, me referiré en este comentario al ilustre personaje.

Don Benjamín Castañeda y Garrido, pianista y profesor, nació en Lima el 31 de marzo de 1846, hijo de don José Domingo Castañeda y Salcedo y de doña Rosa Ramona Garrido. Desde niño mostró tener talento para la música que fue cultivando en el Seminario de Santo Toribio. Más tarde viaja con su familia a Francia, estudiando piano con el famoso maestro Proksch. Siendo un muchacho talentoso, se traslada a Ginebra donde conoce a otro maestro famoso, Charles Bovy Lisberg, discípulo predilecto de Chopin 1/.

Castañeda recorrió varias ciudades europeas "afinándose" con memorables conciertos de notables maestros que hasta hoy son insuperables. Después recorrió los Estados Unidos de América y finalmente regresó a Lima con 19 años de edad, pero no encontró el ambiente musical para desarrollarse, resolviendo viajar nuevamente por el mundo. Llegó a lugares tan lejanos como el Japón y la China, logrando dominar muy bien su idioma. 1/

No desligándose de su pasión por la música dedicó bastante tiempo para editar una Gramática Elemental de la Lengua China: Dialecto Cantones (1869) que fue un manual muy codiciado y de obligada referencia para quienes intentaban aprender este idioma. Benjamín Castañeda desde Hong Kong en junio de 1869, comenta en el  prefacio de su obra:
"Un libro corto y suscinto, pero sustancial y que pueda servir de guia á los principiantes, evitándoles el recurrir á una multitud de obras voluminosas, hé aqui el fin que me he propuesto y el giro que he dado á mis trabajos.

Sin embargo, siendo importantisimo el desvanecer las sospechas que podrían tenerse de que haya publicado un trabajo supérfluo, ó que haya cedido á una pueril mania de innovación al introducir la presente obra, creo necesario probar en pocas palabras lo contrario.

Primeramente; para facilitar la comprensión é inculcar con menos esfuerzo ías formas de esta lengua, las he presentado amoldándolas á las divisiones teóricas de nuestra Gramática; todos los términos Chinos que pueden fácilmente clasificarse según las diferentes partes de la oración, los he distribuido de dicho modo, presentándolos luego bajo el sistema Chino, por una recapitulación de las propiedades y accidentes de cada palabra.

Este método ofrece la ventaja de no desanimar al estudiante con aquella aglomeración de dificultades aparentes que se encuentran al principio.


[...] Esta pequeña obra demostrará con evidencia, que la lengua China no requiere un tratado complicado y voluminoso y que su estudio no es mas árido ni mas penoso que cualquiera otro de las demás lenguas orientales."
Cuando volvió al Perú después de tan larga travesía, fue muy solicitado por numerosos alumnos de las principales familias limeñas, constituyéndose como el primer profesor de Lima, además ejecutó obras de superior calidad como solista en la Sociedad Filarmónica de Lima. Así, fue el maestro entrañable de José María Valle-Riestra, compositor, director de orquesta y profesor emérito del Conservatorio Nacional de Música, que fue otra de las figuras musicales notables del Perú.

La pasión de Benjamín Castañeda fue siempre tocar el piano y la composición. Lo hacía con mucha maestría pero era bastante tímido y modesto, porque no gustaba de tocar en público salvo entre algunos amigos y en la intimidad de su hogar. Escribió una Galopa de Concierto para piano y orquesta y el Tratado de Harmonía

Gracias a este hombre, en Lima sus pupilos difundian la música clásica de Haydn, Mozart, Beethoven y otros clásicos, que eran difíciles de comprender, pero que Castañeda aclaraba magistralmente. Jorge Basadre en su "Historia de la República del Perú 1822 - 1933" nos dice:
"Después de la guerra con Chile, tomaron a su cargo la educación musical de la sociedad limeña Claudio Rebagliati y Francia, principalmente, y también el gran pianista y profesor limeño Benjamín Castañeda (formado en Europa, uno de los primeros en divulgar en Lima la música de Chopin) [...] "
El buen pianista se casó en Lima en 1894 con una de sus alumnas predilectas, la distinguida Srta. María Luisa Scotland Alarco, muy lúcida en conciertos y veladas. Con ella tuvo tres hijos varones: Benjamín, Luis y Manuel, siendo el mayor el que mostraba mucho mayor disposición para seguir los pasos de su padre.

Fotografía del archivo Courret del año 1896. La Sra. María Luisa Scotland, esposa del célebre pianista limeño Benjamín Castañeda y su primer hijo.
Benjamín Castañeda fue uno de los que dio su conformidad a la restauración e instrumentalización del Himno Nacional del Perú. Junto con su alumno José María Valle-Riestra y otros notables músicos que integraron la Comisión nombrada por el Ministerio de Gobierno el 13 de abril de 1900 para evaluar la labor del profesor Claudio Rebagliati.  A fines del siglo XIX la música de nuestro himno patrio había sido cuestionada por no reflejar la composición original del maestro don José Bernardo Alcedo. Así, al no poder escribir la música del himno por su avanzada edad, el maestro Alcedo comisionó al profesor Rebagliati tal tarea, supervisando su trabajo y aprobándolo.

Castañeda también dirigió y ejecutó el primer concierto infantil denominado "Corina" realizado con sus alumnas, siendo este acontecimiento elogiado por la prensa. Don Castañeda enseñaba con absoluta dedicación a los niños, jóvenes y en especial a su primogénito Benjamín, que había heredado su talento para la música, siendo un deleite para él sus preciosas ejecuciones, embargándole un sentimiento que rayaba en lo sublime. 

Desgraciadamente el inteligente y refinado muchacho murió antes de cumplir los 15 años, en 1910.  Este hecho no pudo ser soportado por el pianista, el dolor lo consumió, ¿cómo hallar consuelo ante la muerte del ser más querido? ¿Acaso existe sobre la tierra el paño que seque por fin las lágrimas, si nada restituirá su pérdida, si lo más amado nunca, jamás, admite reemplazo alguno? ¿Cómo superar el desgarro que parte de lado a lado el corazón, lacerando, atormentando cada nuevo latido? 2/. Benjamín Castañeda ya no era feliz con la música, cerró el piano,  empezó a apartarse de la gente, rechazar todo placer, odiar la luz y sepultarse entre las sombras.

Y aunque le aconsejaban de la inutilidad de la aflicción porque no hay lágrimas que logren devolver la vida a los muertos; que es en el infortunio donde debe probarse la fortaleza del ánimo, estos no eran argumentos para Castañeda que renunció a la vida tres años después, falleciendo el 26 de marzo de 1913, a los sesentisiete años de edad, con gran pesar de su familia y toda la sociedad limeña.

En el momento del accidente de tranvía, en febrero de 1909, Benjamín Castañeda aunque seguramente asustado por el choque, era una persona feliz, enseñando lo que le apasionaba, observando a sus pupilos entre ellos, su hijo, como se formaban para ser mejores. Con orgullo recibió la noticia de que José María Valle Riestra, alumno suyo también, asumía ese año la subdirección de la recién formada Academia Nacional de Música y es que Don Benjamín Castañeda fue uno de los más valiosos contribuyentes al desarrollo de la cultura musical de Lima.

Referencias:
1/  Guia Musical del Perú - Carlos Raygada - Biblioteca Nacional del Perú.
2/ Interrogantes tomadas del post "Consuelo", escrito por Antigona en La Cólera de Aquiles, acerca de la muerte de un ser querido.



Los choques de ayer

Coche volcado

Ayer á las 4 1/2 de la tarde el carro Nº 4 de la compañía eléctrica "El Nacional" chocó en la esquina de San Antonio y Banco del Herrador con el coche Nº 95.

Como resultado del choque el coche que iba ocupado por el señor Benjamín Castañeda, volcó rompiéndose al caer una de las ruedas.

Felizmente el señor Castañeda y el auriga salieron ilesos.

De las explicaciones que mediaron entre cochero y motorista resultó que el accidente se había ocasionado por que este último no hizo señal alguna en el momento de partir alegando no haber hecho sonar la sirena por prohibición expresa de la gerencia que había tomado esta determinación en vista de las constantes quejas del vecindario.


 Vista de la Casa Grace. En esta esquina ocurrió el accidente entre el tranvía eléctrico y el coche. Fotografía del website Lima de Ayer

6 comentarios:

  1. Indudablemente, el filón de historia onomástica que deriva de la lectura de este importante blog, nos conduce por senderos de sorpresa. El ilustre maestro Benjamín Castañeda, ligado a la suerte de la Canción Nacional, había sido autor de una gramática del idioma chino, posiblemente el cantonés, hecho que dado a la luz de la moderna publicidad resulta importante para el acervo nacional que acrece con hechos y personajes peruanos que merecen el recuerdo y la admiración nacionales. Gracias señor Abad.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, el tranvía del pasado nos conduce por hechos, lugares y personajes que nos dan más de una sorpresa.

    Voy a intentar aprender algo de Chino con este Manual que tiene más de 141 años y está disponible gracias a Google que lo ha digitalizado para que sea de dominio público, considerando que los derechos de autor ya han expirado.

    Gracias por sus comentarios don Luis Siabala.

    ResponderEliminar
  3. Agradezco la oportuna exhumación de la memoria del célebre Benjamín Castañeda, copiosamente documentado por Carlos Raygada. Me interesa aquel episodio donde interviene en la revisión de la Canción Nacional de Bernardo Alcedo, razón por la cual le pido me permita un breve apunte. El maestro Alcedo, bastante anciano para fines de la década de los 60 del siglo XIX, permite una revisión partitural con una tonalidad ajena a su primera intención composicional: Fa mayor (y no DO mayor, ajustada mejor a la tesitura de voz popular con la que estoy casi seguro se realizó la composición de 1821). No desmerece en nada el hermoso arreglo armónico y el preludio innovador del genio de Rebagliati. Los maestros de la época, muy influenciados por el Bel canto europeo optaron por la riqueza armónica y orquestal que dio lugar a la definitiva partitura que hoy cantamos con dificultad (la tonalidad de Do mayor permite llegar a los agudos sin un esfuerzo sobrenatural).
    Qué buena iniciativa la suya, señor Abad de traer este anecdotario como oportuno pretexto para reivindicar en nuestro presente la vida, sensibilidad y obra del gran Benjamín Castañeda.
    Sinceramente,
    Luis Adolfo Siabala

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias don Luis Siabala, ignoraba esos detalles especialmente interesantes sobre la restauración del Himno Nacional realizada por Rebagliati, con el amén del autor y de la Comisión integrada por el profesor Castañeda.

    En cuanto a la letra y que es "otro cantar", no se cuantas normas se han publicado con relación a las estrofas. Recuerdo hace unos años en una ceremonia al entonarse el himno, los presentes cantaron las dos estrofas a la vez, toda una confusión.

    Un abrazo y gracias de nuevo por sus excelentes aportes.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, José, tienes un blog realmente interesante para los que nos gusta la historia y curiosidades. Te animo a seguir, aportandonos mucho y bueno.

    Saludos desde Sevilla.

    Mari Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo saludos Mari Carmen de esa linda tierra, única y de la que nace tanto arte. Es verdad compartimos el gusto por la historia y curiosidades, por ello investigamos nuestro pasado. Un gran abrazo desde Lima.

      Eliminar