jueves, 25 de febrero de 2010

Sobre reglas especiales para el tráfico en Chorrillos (1907)

Norma legal extraída del documento Compilación de Leyes, Reglamentos y Resoluciones publicados por el Ministerio de Fomento del Perú en 1907. 

A continuación una norma legal que acepta la reconsideración de una regla especial que obligaba al Ferrocarril Eléctrico de Lima á Chorrillos detenerse ante los cruces de las líneas de la Compañía Nacional del Tranvía Eléctrico.

Eléctrico de Lima á Chorrillos.— Reglas para su servicio

Lima, 22 de diciembre de 1907.

Vista la solicitud del Gerente de la Empresa Eléctrica de Santa Rosa, arrendataria de los ferrocarriles de Lima, pidiendo se reconsidere la resolución de 4 de octubre último, que aprueba las reglas especiales prescritas por los ingenieros inspectores de los ferrocarriles eléctricos entre Lima y Chorrillos, para la seguridad del tráfico y á las cuales deben sujetarse esas empresas, así como la de los ferrocarriles de Lima en su línea á Chorrillos, al pasar por los cruces; reconsideración que solicita dicho Gerente en el sentido de que no se obligue á los convoyes de esta empresa á detenerse en los cruces, con la línea de la Compañía Nacional del Tranvía Eléctrico;

Siendo atendibles las razones que exponen; y estando á lo informado por el ingeniero electricista al servicio del Gobierno;

Se resuelve:

Modificar la resolución de 4 de octubre último, en el sentido de que los trenes de la Compañía de los ferrocarriles de Lima á Chorrillos, en la línea de Lima á Chorrillos no están obligadas á hacer en los cruces las paradas que dicha resolución determina, siempre que sus convoyes, máquinas y carros de mano observen extrictamente lo prescrito en el artículo 117 del reglamento general de ferrocarriles.

Regístrese y comuniqúese

Rúbrica de S. E.

Vidalón. 
 

miércoles, 24 de febrero de 2010

Autorizan a la CNTE inaugurar línea hasta túnel de la Herradura (1907)

Norma legal extraída de la Compilación de Leyes, Reglamentos y Resoluciones publicados por el Ministerio de Fomento del Perú en 1907, que fue digitalizada por Google.




Compañía Nacional de Tranvía Eléctrico. — Autorízase el servicio provisional, entre la calle del Tren de Chorrillos, y la boca del túnel en la ensenada de la Herradura.

Lima, diciembre 27 de 1907.

Vista la solicitud de don Manuel Sarasti, gerente de la Compañía Nacional del Tranvía Eléctrico de Lima á Chorrillos, pidiendo permiso para inaugurar la sección de su línea, comprendida entre la calle del Tren de Chorrillos y la boca del túnel de la Herradura situada en la vertiente del lado del mar.

Estando á lo informado con fecha 24 del presente mes por el ingeniero electricista al servicio del Gobierno;

Se resuelve:

Entregar provisionalmente al servicio público la sección de la línea de la Compañía Nacional del Tranvía Eléctrico, comprendida entre la calle del Tren de Chorrillos y la boca del túnel de la Herradura: debiendo dicha Compañía sujetar el tráfico por dicho ramal á las condiciones establecidas por el ingeniero electricista en su mencionado informe.

Regístrese y comuniqúese.

Rúbrica de S. E.

Vidalón.

martes, 23 de febrero de 2010

Cumplimiento del Reglamento General de Ferrocarriles (1905)

Norma legal que pertenece a la Compilación de Leyes, Reglamentos y Resoluciones publicados por el Ministerio de Fomento del Perú en 1907. 

El documento guardado en la Biblioteca de Leyes de Harvard, ha sido digitalizado por Google, como parte de un proyecto que pretende poner en línea libros antiguos de todo el mundo, para que sean de dominio público, considerando que los derechos de autor ya han expirado.

El texto que se presenta a continuación muestra como los carros eléctricos, llamados también "ferrocarriles eléctricos" son normados a través del Reglamento General de Ferrocarriles:

Cumplimiento de los artículos 87, 109 y 22 del Reglamento General de Ferrocarriles 

Lima, 21 de julio de 1905.

Siendo necesario precisar la manera como los ferrocarriles eléctricos deben cumplir con los artículos 87, 109, y 22 del Reglamento General de Ferrocarriles, tendentes á dar las seguridades necesarias al tráfico;

Se dispone:

— El servicio diario para el público, no podrá comenzar por ningún motivo sino después de que el jefe de tráfico haya recibido aviso télefónico de que la línea está perfectamente franca; á cuyo efecto se despachará todos los días un carro de inspección que llevará velocidad moderada, y en el que sólo irán los empleados necesarios para el objeto de este viaje del cual se dejará la respectiva constancia.

— Los motoristas estarán obligados antes de comenzar el servicio y después de cada viaje á dejar constancia en un libro especial que se llevará en las estaciones terminales, que el freno de aire de sus carros funciona bien.

- En el término máximum de 15 días se colocarán los postes de anuncio que prescribe el artículo 122 del Reglamento General de Ferrocarriles en las curvas y demás lugares en que el tráfico de los carros deba hacerse con precauciones especiales.

Regístrese, comuniqúese y publíquese.

Rúbrica de S. E.

Balta.

lunes, 22 de febrero de 2010

Trabajos en la Playa de la Herradura, Chorrillos (1907)

Normas legales que pertenecen al Compendio de Leyes, Reglamentos y Resoluciones publicados por el Ministerio de Fomento del Perú en 1907. 

El documento guardado en la Biblioteca de Leyes de Harvard, ha sido digitalizado por Google, como parte de un proyecto que pretende poner en línea libros antiguos de todo el mundo, para que sean de dominio público, considerando que los derechos de autor ya han expirado.

La norma legal que se presenta esta relacionada a los trabajos de construcción de la Playa de la Herradura.

Playa de la Herradura

Lima, 14 de junio de 1907.

Visto el oficio del Concejo distrital de Chorrillos fecha 18 de enero último, en el que pide se reconsidere la resolución de 4 del citado mes, en el sentido de que el límite entre la orilla del mar y
la población proyectada en la ensenada "La Herradura" sea el talud que separa la playa de la parte superior del terreno estableciéndose desde tal lindero la zona de 30 metros fijada para tráfico público por la citada resolución.

Estando en parte al pedido del mencionado Concejo y á lo informado por los ingenieros don Tomás d'Ornellas y don Gabriel Tudela;

Se resuelve:

1º — Modificar la resolución de 4 de enero del presente año en el sentido de que la Compañía Nacional de Tranvía Eléctrico queda obligada á dejar un espacio libre de playa de veinticinco metros mínimum de ancho á partir de la línea de agua en alta marea y á partir de la línea de agua en alta marea y á constituir un malecón de veinte metros de ancho que podrá comenzar del canto superior del actual talud ó del que resulte de los trabajos que haga dicha Compañía para ganar terrenos.

2º — En la playa no podrá hacerse más construcción que la relativa a los baños convenidos entre la Municipalidad de Chorrillos v la citada Compañía según escritura pública de 28 de julio de 1906.

3º — Es entendido que los terrenos que el Gobierno debe reservarse para edificios públicos quedarán de propiedad del Estado sin remuneración alguna.

4º — Queda vigente en todo lo demás, la mencionada resolución de 4 de enero último.

Regístrese y comuniqúese.

Rúbrica de S. E.

Vidalón.

domingo, 21 de febrero de 2010

Aprueban Reglamento para tranvías eléctricos (1907)

Norma que aprueba el Reglamento para tranvías eléctricos, publicado el 29 de abril de 1907 por el diario El Comercio.

Reglamento para tranvías eléctricos

Lima 26 de abril de 1907

Visto el proyecto de reglamento interior para tranvías eléctricos inter-urbanos que presenta el ingeniero electricista D. Tomás D'Ornellas, en vista de los formulados por las empresas de esas líneas entre Lima y Callao y Lima y Chorrillos;

Estando á lo informado por la dirección de obras públicas;

Se resuelve:

1o. Aprobar el mencionado reglamento interior para las empresas de los tranvías eléctricos de Lima y Callao y Lima á Chorrillos, cuidando éstas de que cada empleado tenga impreso en forma de libreta, el capítulo que le corresponde para que sea estrictamente cumplido.

2o. La impresión del reglamento correrá por cuenta de las mismas empresas de tranvías eléctricos y bajo la supervigilancia del ingeniero electricista don Tomás D'ornellas á fin de conservar la fidelidad del texto.

3o. El valor oficial del reglamento lo acreditará la inserción de esta resolución en la primera página que será sellada y rubricada por el director de obras públicas.

Regístrese, comuníquese y publíquese.

Rúbrica de S. E.

Vidalón

sábado, 20 de febrero de 2010

Primer accidente en Lima (1904)

El 17 de febrero de 1904 el tranvía eléctrico se inauguró en la ruta Lima-Chorrillos. El vehículo alcanzaba una velocidad máxima de 60 kilómetros por hora. A sólo tres días de inaugurado el servicio, el carro sufrió un desperfecto al soltarse el trolley que lo conectaba a la electricidad. El diario El Comercio del domingo 21 de febrero de 1904, narra como uno de los carros que cubría la ruta de noche se detuvo en la "Quebrada de Almendaris" (Armendáriz), camino a Barranco.

EL ACCIDENTE DE ANOCHE
EN EL TRANVIA ELECTRICO

CHOQUE ENTRE DOS CARROS

Algunos lesionados


Poco más o menos á las 10½ de la noche de ayer tuvo lugar el primer accidente del tranvía eléctrico de Lima á Chorrillos.

Felizmente, por esta vez, no hay que lamentar desgracias de consideración; pero de todas maneras, lo que ha ocurrido anoche debe ser para la novísima empresa enseñanza provechosa para lo porvenir, pues á haberse tomado, desde el día de la inauguración las medidas precautorias que esta clase de líneas exigen, el accidente no hubiera ocurrido. Se nos había dicho, en efecto, que á pequeños trechos en la vía existían teléfonos destinados á comunicar á todas las estaciones, cualquiera interrupción que tuviera lugar en él tráfico; y si la existencia de esos teléfonos fuera una realidad, el choque de anoche se hubiera evitado, noticiando á la oficina central de Miraflores lo acaecido al carro origen del accidente.

He aquí, según la relación de los pasajeros de ambos vehículos, lo que sucedió.

Veinte minutos antes de la hora ya indicada, partió de la estación de Lima el carro Nº 2 del eléctrico, ocupados todos sus asientos, y llevando, además, algunos pasajeros en sus plataformas.

Hizo el viaje hasta Miraflores sin novedad alguna, y se dirigía al Barranco, cuando poco antes de llegar al lugar conocido con el nombre de Quebrada de Almendaris, en el poste No. 289, escapóse el trolley por el cual toma el carro la electricidad del alambre conductor, deteniéndose, por consiguiente, y quedando a oscuras por completo.

Esto produjo, como es natural, cierto recelo entre los pasajeros, entre los que se encontraban no pocas señoritas, resolviendo, algunos, descender del carro para investigar lo que pasaba.

Ocupábanse el motorista y el conductor en adaptar el trolley, cuando los señores Tomas 2o. Lama, Guillermo Rey y uno de los hermanos Trou, dieron la voz de alarma indicando que á poca distancia venía, por la misma línea, otro carro del Eléctrico.

Era el Nº 6 que descendía rápidamente, por la curva más peligrosa y la gradiente más fuerte de toda la línea. El conductor del Nº 2, Jorge del Mar, se hallaba en el techo de su carro, en esos momentos, arreglando el desperfecto, y cuando notó el peligro, ya no tuvo tiempo para evitarlo.

El Nº 6 se acercaba á toda velocidad, pues como en el carro detenido no había luz alguna, no podía darse cuenta el que lo manejaba de la presencia de otro carro en la vía, que él creía libre. Por ventura, á las voces de los pasajeros del Nº 2, el motorista del Nº 6, cortó la corriente, é hizo uso del freno, pero ya sin poder impedir el choque.

Los pasajeros del carro detenido que en ese momento descendían de él, fueron lanzados á tierra violentamente, originando lo imprevisto del accidente, una escena de consternación y espanto indescriptible. Los vidrios de las ventanillas saltaron en pedazos, y los balcones de ambos carros, así como la parte interior del Nº 2 quedaron en gran parte destruídos.

Muchas de las personas echáronse a correr locamente por el camino, sin saber lo que se hacían, casi todos sin sombreros y algunos llamando á miembros de su familia.

Pasados los primeros momentos de confusión se dirigió uno de los empleados del tranvía á Miraflores, y dió parte de lo que ocurría. Se expidió de Lima otro carro, y en él embarcóse el señor Emilio Godoy, subgerente, ó algo por el estilo de la mencionada empresa.

En ese carro se trajo á parte de los pasajeros que sufrieron el accidente, pues otros, teniendo por demasiado dura la lección recibida, prefirieron recorrer un kilómetro ó poco más y venir á la capital por el tren inglés.

En el carro Nº 2 detenido en la línea, iban, entre otras las siguientes personas: Señores Puente y familia, Riofrío, Carlos Benavides, los hermanos Trou, Guillermo Rey y Lama, Sbarbaro, Pedro Cáceres Sarria y su hermano, Valladares é hijas, etc. En el que iba á Barranco, los señores Isaac Alzamora, Carlos López Aldana y familia, Segui y familia, White, etc. etc., aparte de pasajeros de segunda en ambos tranvías.

Han resultado con lesiones los señores: Sbarbaro, en la mano derecha de la que manaba abundante sangre; López Aldana en un brazo; Puente en el pié, una dislocación, la señorita Zoila Larrabure que presentaba en la mejilla una cortadura hecha por un trozo de vidrio. Está demás decir, por supuesto, que todos sin excepción han sufrido el golpe consiguiente á tan inesperado.

Al recibirse en Lima, como en Miraflores y Barranco, la noticia del accidente se agrupó en las estaciones una gran muchedumbre de curiosos que interrogaba, sin resultado alguno, á los discretísimos empleados del Eléctrico. Esta discreción producía efecto contraproducente, pues todo el mundo se inclinaba a dar al accidente de la quebrada de Almendaris, mayores proporciones que las que realmente ha tenido.

En la estación de Lima, la muchedumbre era mayor, y dió un verdadero asalto, en demanda de detalles á los pasajeros de los carros colisionados, y á los que era fácil conocer por lo empolvado de sus vestiduras, y porque algunos llevaban descubierta la cabeza, á causa de haber perdido el sombrero, en la confusión justificada que originara el choque.

En vista de este accidente, debe pues, la empresa, tomar las medidas mejores para impedir una repetición que pudiera, otra vez, ser fatal y no tan feliz, relativamente, como ésta.

No faltó aquí, como es de suponerse un incidente cómico: uno de los pasajeros de 2a. Neptalí Martínez, indignado por el choque y atribuyendo su realización á torpeza del motorista, arremetió contra éste, propinándole algunos sonoros cachetes que el atontado mecánico no acertó á contestar. Intervinieron los otros pasajeros, y la cosa no pasó á mayores.

 
Nota de Allen Morrison "Esta postal muestra un tranvía Stephenson en Miraflores, adquirida por el Ferrocarril Urbano". Postal de la collección Allen Morrison (http://www.tramz.com) del tranvía eléctrico.

La noticia

jueves, 18 de febrero de 2010

Presidente argentino tuvo accidente con tranvía en Lima (1905)

El 6 de noviembre de 1905 se inauguró la Plaza Bolognesi en Lima y para tal acontecimiento se tuvo como invitado especial al general argentino Roque Saenz Peña Lahitte, quien participó en la Guerra del Pacífico con el grado de comandante de las tropas peruanas. Después de cinco años (1910) sería el presidente de la República Argentina.

Saenz Peña llegó a Lima el mismo día de la ceremonia acompañado de su esposa, doña Rosa González y su hija Rosita. Es difícil encontrar un personaje que haya despertado tanto afecto en la población peruana, recibiendo homenajes en el Callao, en la estación del tranvía, en la plazuela de la Exposición y en muchas instituciones públicas y privadas. El general que había programado su visita por unos días permaneció en Lima por dos meses y medio.

Extracto tomado del tomo I (1900 - 1909) El Siglo XX de El Comercio, Octubre del 2000:


ACCIDENTE DEL GENERAL SAENZ PEÑA Y FAMILIA

Al caer la tarde del 25 de noviembre de 1905, Saénz Peña y su familia sufrieron un accidente. Mientras se dirigian a la estación del tranvía para ir al Callao, el carruaje estuvo frente a un tren eléctrico cuyas luces enceguecieron a los caballos. La colisión fue inevitable y el carruaje quedó destruído.

El general, sin perder la serenidad, ayudó a sus asustadas esposa e hija a salir del coche, quienes no presentaban lesiones graves.

General Roque Saenz Peña en la inauguración del Monumento al Coronel Francisco Bolognesi en 1905. Foto de la colección de la Biblioteca Municipal de Lima.

 Roque Saenz Peña en varias etapas de su vida. 
Cuando sufrió el accidente de tranvía en Lima contaba con 54 años de edad.

Rosa González, esposa del general y Rosita su hija  (Foto publicada por El Comercio en 1905)

General Roque Saenz Peña y su esposa en una matinee organizada en su honor en casa del Coronel Goytia, Ministro de Bolivia. (Publicado por el Diario El Comercio en 1905)

Más acerca de Roque Saenz Peña en el Perú: "Uno de los capitanes de Bolognesi" en el website Harun Al-Rashid de Luis Siabala Valer

Conductores no respetan a pasajeros (1906)

Lima, 14 de noviembre de 1906. Un llamado de atención del diario El Comercio al gerente de las Empresas Eléctricas Asociadas sobre el servicio del tranvía eléctrico.


MUY A PRISA

Los conductores de los carros eléctricos urbanos parece que estuvieran en riña con los vecinos de la ciudad; sólo así se explica la precipitación con que ponen en movimiento los carros con peligro para quienes los ocupan.

Ya en otra vez nos hemos ocupado del mismo asunto, pero como parece que esos señores conductores no toman para nada en cuenta las consideraciones que el público se merece, creemos oportuno llamar la atención al respecto del gerente de la empresa, para que ordene que los carros del urbano se detengan en las esquinas el tiempo necesario para que los pasajeros suban o bajen de los carros sin peligro de un accidente.


Postal de la collección Allen Morrison (http://www.tramz.com) del tranvía eléctrico.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Daniel Cossio muere en Chorrillos (1907)


Lima, 11 de noviembre de 1907. Ocurre el accidente en Chorrilos cuando arribaban los militares reservistas. El término "controley" ahora desconocido, se refería al componente de giro que hace que los carros puedan retroceder.  El diario El Comercio es la fuente de la información.

Aunque el protagonista de esta trágica noticia es un hombre sin notoriedad pública, científica o intelectual, se presenta aquí la semblanza cronológica de este sencillo zapatero, lleno de ilusiones y esperanzas, luchador incansable, un padre que vivió honradamente de su oficio, cuyo destino fatal afectó a toda su familia.  Las fuentes registrales son verídicas y se citan hechos que sucedieron en la época en que vivió.  

Daniel Cossio nació en 1866 en la ciudad de Chincha Alta, en el departamento de Ica. Sus padres, Juan Escolástico Cossio y Teresa Orellana lo bautizaron en la Parroquia de Santo Domingo de la misma ciudad, el 25 de julio de 1870.

Tenía 11 años cuando estalló la Guerra del Pacífico, y vivió en zozobra durante esos años de crisis y desorden. Ataques, destrucción, incendios, muerte, fusilamientos y castigos se dieron durante todo el tiempo de la ocupación chilena en Chincha Alta.  Daniel, junto con otros muchachos prestó servicios a la resistencia.   Fueron años de peligro; los propietarios de las haciendas que habían convenido la "protección chilena" pagando cupos y le otorgaban avituallamiento a sus soldados, temian ser atacados por los centenares de negros sublevados (azuzados por Nicolás de Piérola), que a su vez iniciaron una persecución feroz contra los inmigrantes chinos que apoyaban al ejército de ocupación. Por otro lado, los montoneros "patriotas" emboscaban a los chilenos en todas partes. En medio de esas luchas encarnizadas Daniel Cossio echaba de menos a toda su familia y es que nunca más podría volver a reunirse con ellos.

A los 19 años, Daniel Cossio ya había emigrado a la ciudad de Lima, al barrio de Monserrate donde se dedicò al oficio de zapatero.  Era una ocupación común. Según el Censo de Población de 1876 las ocupaciones manufactureras con mayor número de personas  eran las de hilanderos, tejedores, costureros y zapateros que representaban el 79,1% de la población ocupada de la industria manufacturera. 

En Monserrate, conoce a Emilia Palomino, una linda trujillana de 18 años, que bailaba la marinera con gracia y donaire.  Daniel era un buen bailarín, nunca se perdió las fiestas del "vota de pallas” y “los viernes de machaco” de su Chincha querida.  Ambos se enamoraron cuando participaban en una jarana de rompe y raja. La gracia, picardía, salero, el alma y el corazón de aquellas reuniones los juntaron para siempre.
 

Iniciaron su vida marital en la tercera cuadra del jirón Angaraes Nº 33 en el Cercado de Lima donde también Daniel instalò su negocio. El 15 de setiembre de 1887 nace su primera niña, Beatriz.   Hasta el momento de su muerte (1907) Daniel Cossio tuvo 11 hijos con Emilia Palomino, su compañera inseparable.

Hijos de Daniel Cossio y Emilia Palomino
Fecha de 
nacimiento
Nombre de hijo(a) Lugar
15 Set 1887Beatriz CossioLima
02 Ago 1889Daniel CossioLima
1890Ezequiel CossioLima
27 May 1891Sofía CossioLima
1895Roberto CossioLima
26 Oct 1896Manuel CossioLima
30 Ago 1898Ramón CossioLima
29 Jun 1900Juana Paula CossioLima
30 Mar 1905Rosa Margarita CossioChorrillos
30 Mar 1905María Victoría CossioChorrillos
17 May 1906Pascuala CossioChorrillos

En ese entonces la tesis de Robert Malthus que remeció a Inglaterra en los primeros años del siglo XIX pronosticando hambrunas en el mundo para fines de 1900 no tuvo ningún efecto en el Perú.  Malthus sostenía que la población si no presenta obstáculos crecería en progresión geométrica y los medios de subsistencia en progresión aritmética, pero lo cierto es que nada de eso se cumplió. El guano de las islas peruanas significó para el mundo triplicar los rendimientos agrícolas.  En general, el Gobierno y la opinión pública convenían en que la población debería crecer para progresar. El exceso de población era un síntoma de salud, de fuerza, de mayor producción y de poderosos ejércitos.


El 02 de agosto de 1889 nace el segundo hijo de Daniel Cossio que llevará su mismo nombre. La familia se traslada a la cuarta cuadra del Jirón Tayacaja Nº 59, muy cerca a la Plaza Dos de Mayo en Lima.  Al siguiente año (1890) nace Ezequiel y el 27 de mayo de 1891 Sofía, su cuarta hija.  En esos años se desata la epidemia de la malaria. Daniel decide entonces, llevar a su familia al pueblo de La Magdalena. El invierno limeño y la fuerte humedad de esa zona cercana al mar afectan a Sofía con una bronquitis. La bebé que ya había aprendido sus primeras palabras y jugaba alegremente con sus hermanos, falleció el 15 de enero de 1893 a la edad de un año y ocho meses. 

Fue un duro golpe para el hogar de Cossio,  quien regresa con su familia al barrio de Monserrate instalándose en la quinta cuadra del Jirón Lima Nº 162.  En 1895 en medio de la guerra civil nace Roberto y al año siguiente, el 26 de octubre de 1896 su hijo Manuel. El 30 de agosto de 1898 Emilia Palomino da a luz a Ramón y el 29 de junio de 1900 nace su octava hija, Juana Paula. Todos, en diferentes tiempos, fueron bautizados en la Parroquia de San Sebastián.

Luego, se mudan a la segunda cuadra del jirón Tayacaja Nº 26 y se enluta nuevamente el hogar de Daniel. Ezequiel enferma súbitamente y muere el 17 de diciembre de 1902 a la edad de 12 años, víctima de meningitis tuberculosa.  Un día  antes, el cura de la parroquia lo visitó, untó con óleo y pidió con una oración la gracia de Dios para su alma y destino eterno. Doña Emilia vivía muy triste y en profunda depresión.

Lugares donde vivió y trabajó Daniel Cossio hasta 1904 dentro del Cuartel Primero en la ciudad de Lima. En el centro del plano se ubica la Parroquia de San Sebastián, lugar donde contrajo matrimonio y bautizó a la mayoría de sus hijos.

Pasado un año, Daniel que ya era muy conocido en el barrio de Monserrate con el sobrenombre de "El Chinchano", se ubica en el local de lo que fue la Zapatería Frassinetti en la calle de Ica Nº 12 que le permitió obtener una buena cuota de clientes. No sólo le valió ser un hombre diestro en el oficio sino también el origen italiano de su apellido.  Su establecimiento figuraba en el Almanaque del Comercio de Lima lo que acrecentaba la concurrencia que se tradujo en una mejora de sus ingresos

En ese entonces, su hijo Daniel apenas por cumplir los 15 años tuvo una hija con su prima Rosa Palomino a la que llamaron Teresa Cosio Palomino, la primera nieta de Daniel Cossio y Emilia Palomino.  De otro lado, su hija mayor Beatriz con 16 años, ya tenía un novio que la pretendía. 


Un día reune a sus hijos mayores, Beatriz y Daniel y les comenta que la ilusión más grande de su madre era casarse como Dios manda y que por diversas circunstancias casi siempre económicas, había aplazado el evento.  
"Quiero darle al menos una alegría y necesito su ayuda para organizar la reunión. Ya hablé con el cura de la Parroquia San Sebastián, le he comprado también un vestido y he ahorrado algo de plata para lo que haga falta.
 El 22 de noviembre de 1903 formalizó su unión con su mujer Emilia Palomino, casándose in facie ecclesia en la Parroquia de San Sebastián en Lima, en presencia de sus seis hijos y otros familiares y amigos. 
 
Vista de la Confitería Broggi Hermanos, situada en la Calle Ica Nº 15, 17 y 19 (Plateros de San Agustín). Al frente de este establecimiento en el Nº 12 de la misma calle se ubicaba la zapatería de Daniel Cossio. (Fotografía de los archivos de la Biblioteca de la Municipalidad de Lima obtenida en la Galería de fotos de Luis Siabala.)

Las razones por las que Daniel Cossio deja su atractivo negocio en Lima y se traslada a la Villa de Chorrillos son inciertas. La calle Plateros de San Agustín era muy concurrida y estaba en el centro mismo de la ciudad. Todos los establecimientos vecinos eran muy conocidos y tenían publicidad en las gacetas y diarios de la época.   Podría deberse  simplemente a que se había cumplido el plazo de su contrato y debía trasladarse a otro lugar.

Pero también pudo ser la causa la epidemia de peste bubónica. Con el resurgimiento del comercio exterior, se importaron más alimentos y materias primas que llegaban al puerto del Callao en buques infestados con ratas. Las ventas de los negocios bajaron, se corria la voz de muertos por todas partes. Una parte de la basura de la ciudad era llevada al muladar de Monserrate que se ubicaba junto al camal, donde proliferaban los roedores. Las viejas contaban que en Europa millones de personas habían sucumbido con la peste negra y era el preludio al juicio final.  Cuadrillas de personas eran empleadas para acabar con las ratas en las zonas más insalubres de Lima.

La Villa de Chorrillos había renacido del desastre después de la guerra. La reconstrucción del malecón y sus casas, el alumbrado y el nuevo tranvía eléctrico, hacían de este balneario el favorito de la clase alta limeña.  Daniel Cossio podía imaginar que tenía asegurada una selecta clientela, por ello se instaló en la avenida Alfonso Ugarte Nº 45 en el centro de la Villa.

Para sorpresa de la familia, el 30 de marzo de 1905 Doña Emilia da a luz dos gemelas que llamaron, Rosa Margarita y María Victoria. A pesar de todos los esfuerzos ambas murieron por consunción a los 12 días de nacidas, no determinándose la causa real de la muerte.   Al año siguiente, el 17 de mayo de 1906, nace su última hija, Pascuala, que llenó de alegría nuevamente el hogar. En ese mismo año nació su segunda nieta, Rosa Cosio, de la unión de su hijo Daniel y Rosa Palomino, ambos con 17 años de edad, quienes permanecieron en el barrio de Monserrate.

En noviembre de 1907 se vivía con entusiasmo las maniobras militares. Llegaban a la Villa de Chorrillos de todas partes para alistarse, sin distinción de clases sociales. Pidieron participar 12 mil 722 ciudadanos y 400 jóvenes de la Universidad y de las escuelas especiales.

Era domingo, 10 de noviembre de 1907, Cossio había tenido una buena semana, él y su compadre Adrián, zapatero también, estaban repletos de pedidos. Estuvieron conversando después de la misa, en un bar cercano al mercado con un chilcanito.  Hablaban de la vida militar y los cambios que se experimentaban en el ejército.
- ¿No te das cuenta?, ahora los muchachos tienen propina, buenas camas en el cuartel, medicinas, higiene y un rico rancho", mencionaba "El Chinchano".
- No sólo se necesita un ejército bien equipado, también mejores armas y buenos generales. replicó Adrián.
- Mira, he visto alistarse en las maniobras hasta gente bien encopetada. Todo está cambiando, hermano.
- Nada cambia Chinchano, esto es el acontecimiento del año, como lo fue la inauguración de la Plaza Bolognesi, ¿tú crees que esa gente se va a enrolar?
Luego partió al mercado donde compró algunas cosas y esperaba también encontrar a su mujer que "hacía la plaza".  No la encontró, ya eran más de las dos de la tarde.  Intentó cruzar los rieles del eléctrico, ganándole al tranvia  - lo había hecho cientos de veces - pero el peso de los paquetes lo desestabilizó, tropezó y ocurrió la desgracia.

Partida de defunción de Daniel Cossio. Tenía 41 años de edad cuando murió. 
La inscripción fue declarada por Adrian Litardo, zapatero de 42 años, siendo testigo Sebastian del Rosario, zapatero de 33 años.

En el sepelio estuvieron doña Emilia Palomino viuda de Cossio y sus hijos Beatriz (20 años), Daniel (18 años), Roberto (12 años), Manuel (11 años), Ramón (9 años), Juana Paula (7 años) y Pascuala  (1 año 5 meses), además de otros familiares y amigos del occiso. 

En los siguiente años, Daniel Cossio hijo se dedicó a la construcción y sufrió la muerte de su hija Rosa en 1909.  Beatriz Cossio se casó con Florentino Zavala y tuvo tres hijas: Beatriz, Graciela y Jesús, hasta que falleció de bronconeumonía el 11 de setiembre de 1913.  Sin la madre, la suerte de Graciela y Jesús se rodeó de fatalidad. La primera falleció el 3 de diciembre de 1913 y la segunda el 19 de julio de 1915.   Roberto, el quinto hijo del zapatero Cossio, se dedicó al oficio de panadero y se casó con Francisca Lima, con quien tuvo varios hijos.  El futuro de los demás hijos del zapatero Cossio merece otra investigación.

Referencias:

  • Web FamilySearch, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2013.
  • Almanaque del Comercio de Lima, 1876
  • Historia de la República del Perú, Jorge Basadre, 1968.
  • Geografía e Historia de Chincha, Clorinda Pachas Torres, 1983

UN HOMBRE MUERE

Ayer tarde, cuando era mayor el entusiasmo que había en Chorrillos, con motivo de la llegada de los reservistas supernumerarios, ocurrió un accidente desgraciado, frente al chalet de las madres de San Pedro, paradero del eléctrico nacional.

Un individuo llamado Daniel Cosío de oficio zapatero, domiciliado en la calle de la Matriz de esa villa, fue arrollado por el carro No. 4, que a las 2 de la tarde llegaba á esa villa.

El infeliz Cosío, recibió una muerte instantánea, por haberle destrozado el carro horriblemente las piernas y además inferídole una profunda herida en la cabeza.

Este accidente desgraciado se debe á que el extinto pretendió atravesar la línea, en momentos que se aproximaba el eléctrico y á cuyo motorista apellidado Córdova le fue imposible detenerlo no obstante de que dió controley.

El cadáver de este infortunado individuo fue entregado a su familia, para su sepelio.

Para hacer los esclarecimientos del caso fueron citados ante el despacho del comisario de Chorrillos el motorista Córdova y el conductor Góngora.


Grabado de la collección Allen Morrison (http://www.tramz.com) del tranvía eléctrico Lima - Chorrillos

martes, 16 de febrero de 2010

Niño atropellado en cuadra 10 de MiróQuesada (1906)


Lima, 14 de noviembre de 1906. En lo que hoy es la cuadra 10 del Jr. Antonio Miró Quesada un niño fue atropellado por el tranvía número 12. Se le atendió en una botica de la cuarta cuadra del Jr. Huánuco. Los tranvías usaban una especie de malla en el parachoques que servía de "salvavidas" para que las ruedas no pasaran sobre el atropellado. Este sistema salvó muchas vidas. La fuente es la edición de la mañana del diario El Comercio del miércoles 14 de noviembre de 1906. Se ha transcrito la noticia integramente:


UN NIÑO EN PELIGRO DE SER DESTROZADO


Esta mañana á las 10, Alejandro Alzamora, de 2 años de edad, que salía del callejón número 105 de la calle de la Huaquilla, perseguido por su madre doña María Isabel Salazar, fue arrollado por el carro número 12 y si no murió destrozado por las ruedas fué debido a la presteza con la que el motorista José Vargas, desplegó el salvavidas y detuvo el carro casi instantáneamente.


Alzamora resultó de este accidente con una contusión de 1er. grado en la región frontal y una herida de regulares dimensiones.

Se le trasladó a la botica de la calle Buenos Aires, donde el doctor Durand le hizo la primera curación.


Foto posteada en: http://www.taringa.net/posts/info/1667490/Historia-de-colectivos,-tranvias-y-taxis-en-Buenos-Aires.html que muestra el salvavidas que utilizaban los tranvías.

Desperfecto en cuadra 11 de MiróQuesada (1906)

Este accidente tuvo lugar en Lima en el año 1906, en la actual cuadra 11 del Jirón Antonio Miró Quesada, en los Barrios Altos. La fuente es la edición de la mañana del diario El Comercio del miércoles 14 de noviembre de 1906. Se ha transcrito la noticia integramente:

ACCIDENTES ELÉCTRICOS

En la calle de los Naranjos se encontró también esta mañana sobre la línea del eléctrico uno de los alambres del alumbrado público.

Los empleados de la empresa de Santa Rosa repararon el desperfecto quedando el tráfico expedito.

Accidente entre Paruro y Miróquesada (1906)

Este accidente tuvo lugar en Lima en el año 1906, en la esquina de la cuadra 4 del Jirón Paruro con Miróquesada, en lo que se conoce actualmente como Barrio Chino. La fuente es la edición de la mañana del diario El Comercio del miércoles 14 de noviembre de 1906. Se ha transcrito la noticia integramente:


El tráfico de carros interrumpido


ALARMA EN UN BARRIO



A las 10 de la mañana de hoy, en momentos que el carro número 6 de la línea "A" del tranvía eléctrico, pasaba por la curva que existe en la esquina de las calles de Hoyos y Siete Geringas, se fundió el alambre transmisor de fuerza, arrastrando al caer uno de los alambres que sirve de defensa á la línea, y el cual al electrizarse se rompió en una gran extensión, poniendo en serio peligro á los transeúntes.

El pánico que se apoderó de los vecinos del barrio fué tal, que la primera idea que les vino á la mente fué ponerse á salvo, guareciéndose en las casas particulares y establecimientos públicos de esa calle.

En tan críticos momentos, desembocó por la calle del Capón, una de las carretas repartidoras de la fábrica de galletas de Arturo Field, de propiedad de don Ernesto Castellano, y manejada por Umberto Chumbiray, y habiéndose enredado la mula en el alambre, cayó muerta como fulminada por un rayo.

El motorista Nicanor Márquez, que venía en uno de los carros siguientes al número 6 cortó el alambre, evitando así que ocurriera otro accidente desgraciado de mayores proporciones.

El inspector superior Saldamando del cuartel 2o. acudió al lugar del suceso con un competente número de inspectores de policías, y cerró la calle impidiendo el tráfico de personas y vehículos.

Avisada de lo que ocurría la empresa del urbano cortó la corriente eléctrica, haciendo desaparecer todo peligro, y momentos después se presentaba el gerente señor Godoy con una cuadrilla de peones y el carro del trabajo, emprendiéndose las obras de reparación que duraron dos horas y media.

El tráfico de los demás carros del eléctrico quedó mientras tanto, interrumpido en toda la población.

El motorista del carro número 6 era Augusto Hurtado, siendo el conductor Carlos Munar.

En compensación de la pérdida que había sufrido Castellano por la muerte de la mula, el señor Godoy dispuso que la empresa del urbano le entregara otra igual.

A la una de la tarde se restableció nuevamente el tráfico de los carros urbanos en esa zona de la ciudad.



Foto del Jirón Paruro posteada por Delfor69 en el Foro Lima de Siempre de www.skyscraperCity.com


Grabado de la Fábrica Arturo Field posteada por Delfor69 en el Foro Lima de Siempre de www.skyscraperCity.com